jueves, 1 de octubre de 2015

LO QUE ESCONDE TU NOMBRE - Clara Sánchez


"Sandra ha decidido retirarse a un pueblo de la costa levantina: ha dejado el trabajo y, embarazada, pasa los días intentando aplazar la decisión de qué hacer con su vida. En la playa conocea un matrimonio de octogenarios noruegos que parece la solución a sus problemas. Julián, un anciano que acaba de llegar de Argentina, su perviviente del campo de exterminio de Mauthausen, sigue las idas y venidas de los noruegos. Un día Julián aborda a Sandra y le revela detalles de un pasado que no tiene nada que ver con ella. Aunque el relato de Julián le parece descabellado, empezará a mirar de una forma nueva a los amigos, las palabras y los silencios de la pareja de ancianos, sin darse cuenta de que el fin de su inocencia está poniendo su vida en peligro."

Mejor comienzo no puede tener. Me enganchó desde el primer momento.

Pinceladas de las torturas y monstruosidades que tuvieron lugar en los campos de concentración de la Alemania nazi, recordadas por un anciano de los que las sufrieron, el personaje principal de esta novela, Julián, y la búsqueda de un objetivo en la vida de Sandra, nuestra coprotagonista, que se encuentra muy perdida, además de embarazada de un hombre con quien no sabe si compartir la suya, y que acude a un pequeño pueblecito de la costa levantina para intentar poner sus ideas en orden, se mezclan en esta amena novela.

La narración se lleva a cabo de forma alternativa por ambos personajes, que van relatando a veces, hechos que se suceden, y otras, el mismo suceso desde distinta óptica.

Algo que me ha llamado la atención de la novela es la relación que se va desarrollando entre ellos, con unas edades tan alejadas. El choque entre la jovialidad de Sandra y la mentalidad más anticuada de Julián.

Con la trama se logra cautivar al lector, donde se van sucediendo una serie de situaciones que mantienen al lector en vilo, aunque de una forma relajada; es un querer saber lo que ocurrirá pero sin el sufrimiento de un excesivo suspense.

De narración ágil y lectura amena, pero... Sí, hay un pero, y además bastante importante, y es el desenlace. Para mí, la palabra que lo describe es decepcionante. Las expectativas que genera la lectura no se ven para nada satisfechas una vez se va acercando el desenlace. Tiene un final facilón, que finiquita de un plumazo todas las ganas de algo grande que se han ido creando a medida que transcurre la historia.


Así que pese a que el comienzo y el transcurso fueron buenos, el final me impide decir que esta novela me haya gustado. Una pena, el final.

No hay comentarios:

Publicar un comentario