jueves, 17 de septiembre de 2015

DÉJAME EN MI MUNDO GRIS


Déjame en mi mundo gris, donde ya me sabía los miedos y aprendí a vivir con ellos. Donde existía la tristeza, pero ya tenía medida y venía sola, porque ya había olvidado, hace muchísimo tiempo cómo era eso de llorar. Me camuflé entre las sombras, me convertí en una de ellas. No saltaba de alegría, pero tampoco me hundía. No me sentía jamás como la mujer más feliz del mundo, ni tampoco la más triste. Con solo cerrar los ojos me dormía cada día, sin nada más que pensar.

Déjame en mi mundo donde el silencio reinaba. No se oían apenas ruidos; menos, gritos. No hay peleas, no hay palabras malsonantes. No hay descuidos. No hay sorpresas, de las malas, de las buenas. Donde tampoco hay perdones porque tampoco hay ofensas por las que pedir perdón. Déjame que siga allí, donde ya tenía receta para todos los dolores. Nada me dolía ya.

No había sueños, y tampoco pesadillas. No había risas, y tampoco angustia. No había ilusión, ni tampoco decepción. No había altos ni bajos. No había subidas ni bajadas. No había amor ni odio. No había saciedad ni hambre. No había agua ni sed. No había buenos ni malos. No había todo ni nada.


Déjame en mi mundo oscuro, deja la luz apagada, deja que siga viviendo entre todos mis fantasmas. 

viernes, 11 de septiembre de 2015

AZUL - @Zarem9

Hoy ha querido acompañarme mi querida @Zarem9 con este precioso relato. Si os gusta tanto como a mí, aquí tenéis su blog http://annuey.wordpress.com 

Para abrir boca, os dejo "Azul":

"Vestía de azul, cada día de su vida, sin excepción, entierros, bodas, incluso el día que se encontró con la razón por la cual se encontraba ahora mismo enfrente de un escaparate lleno de colores, tímida e indecisa.
Él no había dicho nada sobre esa manía cromática, ni ella le confesó que era su coraza.
Le daba miedo y a la vez estaba emocionada, por primera vez sentía que podía salir al mundo sin su escondite azul.
Paseaba por la boutique con lentitud, tocando una tela allí, un estampado allá, absorbiendo los rojos, amarillos, verdes, los tonos imposibles, sin atreverse a vestirse con ellos.
- Buenos días, ¿Puedo ayudarla?
- Buscaba algo no azul.
La dependienta se internó por los pasillos, cogiendo prendas y dejándolas caer en sus brazos.
Le entró el pánico, pero lo había decidido y llegaría hasta el final, perdería sus miedos y se miraría desnuda en el espejo.
- Por aquí si es tan amable.
El probador estaba frío y eso no ayudaba, pero en un acto de coraje dejó caer su vestido a los pies, de espaldas aún al espejo.
Lentamente se enfrentó a su imagen, temerosa de ver su piel teñida de azul, a juego con su alma hasta ahora.
Un grito de sorpresa escapó de sus labios apretados por la ansiedad, su cuerpo seguía azul, como siempre, pero las zonas donde él había acariciado lucían un tono sonrosado, precioso.
Se vistió a toda prisa dejando toda la ropa allí tirada y caminó lentamente en su busca, ya sabía donde buscar los colores que siempre se había negado."

sábado, 5 de septiembre de 2015

RECUERDO


Recuerdo la vez que fuiste prohibido.
Recuerdo escribir versos. Versos que llenaban hojas.
Versos solo para ti.

Recuerdo las noches pasadas sin ti, y contigo
Con tus palabras enlazadas acariciando mi desdicha
Con tus sueños de futuro chocando contra mi mundo.

Recuerdo tus frustraciones golpeando mi cobardía
Recuerdo unas manos escribiendo mundos plagados de mentiras
Recuerdo todos aquellos "no", que en realidad eran "sí"
Recuerdo buenos momentos.  Recuerdo momentos tristes.
Recuerdo hacerte feliz, más de lo que nunca fuiste.