jueves, 2 de julio de 2015

LA FELICIDAD



Yo no sé qué es la felicidad, solo sé en qué consiste la mía. Y se hace de momentos, porque al fin y al cabo, la felicidad es en momentos como se siente. 

Momentos que muchas veces pasan por ti, y se miden en sonrisas.

¿Te has fijado, cuando estás sentado, me siento a tu lado y me acurruco en tu pecho y todo deja de tener sentido? En ese momento, qué más da el mundo. Y si duermes a mi lado. Y si me apartas el pelo. Y si pasas y me rozas, y te paras y me tocas. Y cuando me miras serio.

Cuando duermes, no me has visto. No has visto cómo te miro.

¿Y qué me dices de cuando me hablas, convencido, vehemente, de cualquier cosa que piensas, y solo escucho tu voz? Tus historias, pensamientos, tus fantasmas, tu pasado, tus alegrías, tus penas. Tu presente, tu futuro. Junto al mío.

Luego está lo de los besos. Los que me das, los que robo. Los que crees que tú has buscado pero en realidad son míos.

También pasa con tu risa, que siempre me gusta oírla, pero sobre todo verla. Más aún cuando sonríes por algo que yo te he dicho.

Te observo cuando no miras. Y veo tus movimientos, cada uno de tus gestos. Disfruto cuando eres tú, cuando te crees tu dueño. Cuando eres tuyo. Cuando eres mío, sin saberlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario