miércoles, 8 de julio de 2015

SOLO LOS INOCENTES - RACHEL ABBOTT



"El multimillonario y filántropo Hugo Fletcher aparece brutalmente asesinado en su lujosa casa de Oxfordshire. Tras las primeras investigaciones, no queda lugar a dudas de que el asesino es una mujer. Se hace cargo del caso el detective Tom Douglas, y comienza a adentrarse en el lado oscuro de la personalidad, aparentemente intachable, de la víctima. Pronto se da cuenta de que todas las mujeres con las que se relacionaba ocultan algún secreto: desde Laura, su segunda esposa, hasta Alex, su hija adolescente, o Jessica, su secretaria, todas se refugian en evasivas y mentiras acerca de la Fundación Allium y la vida personal de la víctima. Cuando por fin sale a la luz la terrible verdad que se esconde tras las obras benéficas de Hugo Fletcher, Tom se enfrentará al terrible dilema de si castigar a los culpables o proteger a los inocentes."

Buen argumento, entretenido, de fácil lectura. Y engancha desde el primer momento.

Una novela plagada de mujeres, como no puede ser de otra manera, puesto que desde el inicio del relato se sabe que el asesino es una mujer, pero aunque sea por este motivo, se logran crear unos lazos que desprenden un halo muy ligado a esta característica.

El desarrollo de la novela consigue que, poco a poco, vayamos conociendo a cada una de las mujeres que protagonizan esta novela, y sobre todo a su principal personaje, Laura, la segunda mujer de la víctima. La autora consigue que el lector se zambulla en la peculiar vida que Laura ha vivido junto a su marido, y entienda o pueda acercarse a entender la cara amarga, por decirlo de una forma suave, de una relación que algunas veces tienen que vivir ciertas mujeres y que a priori, son difíciles de entender.

Esto fue lo que más me gustó de la novela, que te hace pensar, que provoca que salgas de tu limitada concepción del mundo, marcada por las vivencias que has tenido, y te enseña realidades que son bastante ajenas a ti.

Pero además, la línea argumental es buena, los personajes están bien desarrollados, son verosímiles, y se mantiene durante toda la novela la intriga por descubrir qué fue realmente lo que pasó. Porque aunque hay pistas que apuntan en alguna dirección, sobre todo para el lector, que tiene más información que los policías encargados de investigar el caso, en realidad se van reduciendo los sospechosos a unas personas muy concretas, pero no es hasta el final cuando se descubre quién mató a la víctima.


Lo recomiendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario