viernes, 26 de junio de 2015

LA NIÑA


En la tierra de las hadas y los duendes
Los colores se despliegan por doquier
Las figuras que se escapan de sus fuentes
Cobran vida tras el bello anochecer.

En el mundo donde reinan los hechizos
Triunfan la luz, la nobleza y el amor
Los extraños se convierten en amigos
Y el rival se doblega ante el perdón

Una niña mira desde su ventana
Cómo del cielo caen las aves sobre el mar
Y en su danza impetuosa y alocada
Atisba el valor de la libertad


Mas un riesgo se adivina allá a lo lejos
De otro mundo, tenebroso y sin color
Cuyas garras se ciernen sobre los reflejos
Que no escapan, aún con empeño, a aquel dolor

Y no importa cuánto corran las carrozas
Que la portan con arrojo hacia el lugar
Donde las flores crecen bellas y dichosas
Con un solo suspiro del Dios Ra

Poco importa, cuán valiente y desafiante
Luche contra su destino su bondad
Aunque se una el fuego, el mar, la tierra, el aire
A librar la batalla contra el mal

Pues un día, cuando al fin el tiempo pase
Y la niña haya dejado de jugar
El futuro la capturará, cobarde
Y la llevará consigo sin piedad.








No hay comentarios:

Publicar un comentario